Capturan un Maestro en redada de pandilleros, sus alumnos piden su liberación


La familia de Alexander Eduvay Guzmán Molina averiguó que las autoridades lo han llevado al Penal de Izalco. Sostienen que el maestro no tiene ninguna relación con pandillas.

El profesor Álex Guzmán posa junto a estudiantes en un acto cívico del Centro Escolar Altavista.

De cariño, sus alumnos le llaman «Profe Álex». Pero su querido maestro no puede llegar a los salones: fue detenido el 27 de marzo por las autoridades en el marco del régimen de excepción, y su familia pide que se acabe con esa injusticia y sea liberado.

«Aclarar públicamente que Alexander Eduvay Guzmán Molina nunca ha tenido nexos con estructuras criminales, no tiene tatuajes alusivos a dichas estructuras, tiene expedientes policiales y penales limpios, es una persona trabajadora, honrada y que puede demostrar que su negocio lo adquirió de manera honesta». Con estas palabras, la familia del profesor Guzmán Molina clama por su liberación en redes sociales, entre angustia pero también indignación por lo que consideran una detención injusta por parte de las autoridades.

En la denuncia hecha por la familia en redes sociales, explican que el Profe Álex tiene 45 años, es maestro en el Centro Escolar Altavista, en San Salvador y además tiene una pequeña empresa de taxis.

«Fue detenido el día domingo 27 de marzo junto a sus empleados en un punto de taxis propiedad de él. Se le imputó el delito de agrupaciones ilícitas posteriormente a que mostrara resistencia tras el decomiso ilegal de sus vehículos», reza la publicación.

Y sigue: «realizaron la captura de él, junto con cuatro trabajadores más que estaban bajo su cargo en dicho punto de taxis. Fue llevado a la delegación de Ilopango, San Salvador, y ahí se mantuvo durante tres días. El miércoles 30 del mismo mes, fue trasladado al penal de Izalco», y desde entonces «su abogado y familia no han podido obtener información sobre él, porque la policía se las ha negado».

Entre los abusos cuando el profe Álex fue detenido, al momento de la captura «no se le mostró ninguna prueba para imputarle el delito de agrupaciones ilícitas, no se le dio derecho a una llamada para informarles a su abogado o familia. Al día de hoy, no se tiene ninguna información que si verdaderamente se encuentra en ese penal» de Izalco, añade la familia en la denuncia digital.

Así mismo, describen que «al momento de su captura, agentes policiales y soldados le quitaron su teléfono celular y 300 dólares en concepto de lo que percibió de los taxis la semana, ya que todos los domingos sus trabajadores le entregaban el dinero que percibía los carros cada semana; al momento de hoy, solo el celular, licencia de conducir y papeles relacionados a su negocio fue entregado (por las autoridades) excepto el efectivo».

La hermana del profesor Álex expresó que «es una injusticia, un delito y una violación al trabajo. Las autoridades de Ilopango han abusado y cometido un grave error con mi hermano. Pido se haga justicia y que los derechos humanos ayuden a que la Fiscalía General de la República lo ponga en libertad».

El pedido de la hermana cerró pidiendo: «háganlo público, por favor que lo vea el pueblo salvadoreño… no es justo, él tiene familia, sus alumnos lo esperan, sus compañeros docentes también».

El sábado por la noche, el presidente Nayib Bukele publicó en Twitter un comentario «sobre las primeras audiencias de los pandilleros arrestados», comentó que «de 163 imputados, 162 permanecerán en prisión», y matizó que «siempre habrá un 1% de error que un sistema justo debe corregir».

Añadió el mandatario que «de los más de 8,500 arrestos (realizados hasta el viernes), podemos esperar que también haya un 1% de error, es decir, 85 personas aproximadamente. Pero el otro 99% (+8,400) quedarán en prisión».

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: