Nicaragua reconoce soberanía de Hondura sobre el Golfo de Fonseca

el

Daniel Ortega se comprometió a reconocer soberanía de Honduras sobre el Golfo de Fonseca, avaló proyecto de desarrollo, sin El Salvador.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, consiguió este miércoles que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, firmara un acuerdo en el que no solo reconoce la soberanía de Honduras sobre el Golfo de Fonseca, sino también se adhiere a un proyecto de desarrollo, en el que dicen lamentar que El Salvador no haya querido “unirse”, por lo que lo excluyeron.

Según el acuerdo Nicaragua y Honduras definieron sus fronteras en el mar Caribe y en el Golfo de Fonseca, en el océano Pacífico, con base en sentencias de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), informaron los presidentes de ambas naciones en Managua.

Al firmar este tratado Honduras y Nicaragua reconoce que su frontera marítima en el Golfo de Fonseca es con la República de Honduras, ratificando de esta forma el fallo dictado en el año 1992 por la Corte Internacional de justicia de la haya”. Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras.

Durante  el acto transmitido en cadena de televisión, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su homólogo de Honduras, Juan Orlando Hernández, calificaron la firma del acuerdo como un «paso histórico».

Hernández reiteró que “aquí estamos ejecutando lo que dicen los fallos y mandamos un mensaje de respeto”.

El mandatario Hondureño, que semanas atrás presentó un proyecto para convertir su región continental frente el Golfo de Fonseca en un polo de desarrollo, reiteró su soberanía sobre esta zona marítima y 25 islas e islotes, incluyendo la Isla Conejo propiedad de El Salvador y que fue ocupada por militares hondureños desde 1982, y cuya soberanía mantuvo una prolongada disputa internacional.

«Unidad» sin El Salvador

Por su parte el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, calificó que la firma de este tratado como  “una señal de unidad y de cohesión”, del cual reprocharon que El Salvador no ha querido ser parte.Con Honduras hemos logrado unir voluntades, pero han habido dificultades con el Gobierno de El Salvador, por lo tanto los invito a que se unan. Los tres países tenemos salida hacia al mar y eso hay que de limitarlo para que se acaben los conflictos”. Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

En el acuerdo, que bautizaron como un «tratado integracionista», ambos presidentes dicen aceptar y acatar los límites establecidos entre Honduras y Nicaragua en el mar Caribe trazados por la CIJ en la sentencia del 8 de octubre de 2007.

Según el texto, la Corte de la Haya «instó a las partes a negociar de buena fe la línea de delimitación de mar territorial remanente entre el punto de la frontera terrestre establecido por el laudo del rey de España en 1906 y el punto de la frontera marítima establecido por la Corte».

Las partes dicen que convinieron utilizar como punto final de la frontera terrestre el acordado por una comisión mixta en 2011, «durante el proceso de elaboración de la cartografía en la desembocadura del río Coco».

El golfo de Fonseca ha sido foco de conflicto entre Honduras, Nicaragua y El Salvador, sobre todo por capturas de pescadores que traspasan los límites de uno u otro país.

«Se está dando un paso histórico para la región, se deja atrás un conflicto de muchos años». exaltó el presidente hondureño.

Un conflicto intermitente

Ambos presidentes dijeron que «el golfo de Fonseca y sus aguas interiores hasta la línea de cierre continuarán siendo reconocidos como una bahía histórica y los derechos de los estados ribereños a su uso, y navegación».Invitamos al gobierno de El Salvador a sumarse a este esfuerzo, porque El Salvador está en la obligación de ponerse de acuerdo para delimitar».Daniel Ortega, presidente de Nicaragua.

El tratado de límites debe ser ratificado por los congresos de Nicaragua y Honduras. Entrará en vigor en la fecha de canje de los documentos de ratificación y tras el debido registro ante la Secretaría General de las Naciones Unidas (ONU).

Bukele rechaza que vaya a firmar acuerdo con Ortega

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, aseguró que su Gobierno no se unirá al “tratado integracionista” que firmaron ayer Honduras y Nicaragua, en el que buscan establecer la soberanía hondureña sobre el Golfo de Fonseca y su eventual explotación turística y comercial.

En un escueto mensaje en Twitter, Bukele rechazó que vaya a firmar el “tratado geopolítico con Ortega”, y destacó que sería blanco de las críticas de “demócratas en la Casa Blanca”, si ratificara el acuerdo.

Su publicación se da horas después que Nicaragua y Honduras suscribieron este miércoles un tratado de límites que define sus fronteras en el mar Caribe y en el golfo de Fonseca, una región que sido foco de conflicto entre Honduras, Nicaragua y El Salvador.