Internacionales

Apuñalo a sus hijos porque decía que tenían ADN de serpientes


Matthew Taylor Coleman, un surfista de 40 años, fue detenido el martes por el FBI y acusado de apuñalar a sus hijos en México.

El sospechoso declaró a las autoridades que asesinó a los niños con una pistola de pesca porque creía que “tenían ADN de serpiente”. 

Colemann, quien se declaró seguidor de QAnon, confesó que tenía que matarlos para evitar “que se convirtieran en monstruos”.

“Explicó que estaba recibiendo visiones que rebelaban que su esposa le había transmitido el ADN a sus hijos y que estaba salvando al mundo”, cita parte de su declaración jurada en apoyo de la denuncia.

LA DESAPARICIÓN DE LOS NIÑOS

Abby Coleman, esposa del surfista, se puso en contacto con el Departamento de Policía de Santa Bárbara para denunciar que su marido abandonó su residencia con sus dos hijos.

Dijo a la policía que Coleman no respondía a los mensajes de texto, pero que no creía que fuera a hacerles daño. Aseguró que estaba preocupada porque no tenía una silla de seguridad para el auto.

Luego frustrar sus intentos por hallar a los niños, la esposa del surfista reportó su desaparición ante las autoridades. 

Con ayuda de una aplicación web, logró ubicarse el teléfono del criminal en Rosarito, México, el domingo por la tarde.

El video de vigilancia obtenido por los investigadores de Baja California comprobó Coleman se registró en el hotel City Express con los pequeños.

El fiscal Hiram Sánchez Zamora reveló que las cámaras registraron el momento en que Coleman abandonó el hotel y regresó sin sus hijos.

“Salió del hotel City Express el lunes en la madrugada a las 2:54 am. Unas horas más tarde, regresó a las 6:33 am, pero sin los niños“, comentó.

Los cuerpos de Kaleo de tres años y Roxy de un año, fueron hallados en una zanja por un trabajador agrícola, cerca del rancho El Descanso.

Matthew Taylor es visto aquí en un video de vigilancia registrándose en un hotel City Express en Rosarito con su hijo

El hijo de Coleman recibió 17 puñaladas y la pequeña 12. Cerca los cadáveres se encontró una “estaca de madera manchada de sangre”, que inicialmente se consideró el arma homicida.

Como era de esperarse, el trabajador notificó el trágico hallazgo ante las autoridades. Agentes de Aduanas y Protección Fonteriza detuvieron a Matthew cuando intentó regresar a Estados Unidos en el puesto de control San Ysidro.

Categorías:Internacionales