Últimas Noticias

Presidente de El Salvador quiere controlar a los pandilleros con pandilleros que están en la Fuerza Armada


Mientras el Ministro de Defensa dice que en el ejercito hay pandilleros, el presidente dice que quiere mas ejercito en las calles para controlarlos.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, cuya relación con Estados Unidos . permanece tenso: anunció este mes que aumentará el tamaño de las fuerzas armadas en un esfuerzo por combatir las pandillas, parte de una controvertida estrategia de seguridad que ha sido ampliamente criticada por ineficaz. 

“Duplicaremos nuestra Fuerza Armada en los próximos cinco años, a partir de hoy. Cada 15 semanas, se presentará un grupo de nuevos soldados ”, tuiteó el presidente, con el objetivo de aumentar los 20.000 soldados del ejército a 40.000.

Después de asumir el cargo en 2019, el presidente Bukele instituyó rápidamente una nueva iniciativa de seguridad llamada “Plan de control territorial”, que tenía como objetivo recuperar el poder del gobierno en territorios controlados por pandillas. El controvertido plan permanece envuelto en secreto, y Bukele incluso afirma que la mayor parte nunca se revelaría al público en general .

Desde entonces, el gobierno ha promocionado una caída en los homicidios como un éxito del programa, pero periodistas y críticos apuntan a un supuesto pacto entre el gobierno y las pandillas como la verdadera razón de la reducción.

En las comunidades de San Salvador , “el Plan de Control Territorial es una mentira. Dura poco tiempo, mientras la policía y los soldados están en funcionamiento. Pero una vez que se van, el barrio vuelve a la normalidad; vuelve a estar bajo el control de los pandilleros ”.

Barias comunidades donde las autoridades y el Gobierno de Nayib saben que hay control total de pandillas , no pueden llamar a los policías porque saben que al irse ellos ya están muertos, no tienen estas personas adonde ir buscar otro lugar seguro ya que donde quieran o puedan pagar esta contaminado de estos delincuentes que ya no tienen reglas ni honor ni palabra ante toda la maldad y crímenes atroces que comenten.

Mientras las autoridades se hacen del ojo pacho diciendo que no hay, los delincuentes siguen acechando en las esquinas con sus teléfonos para comunicar quien puede pasar o no.

Llegando a casos extremos que hay lugares que no se puede entrar sino creciste y viviste en eso lugares, las comunidades convertidas en getos.

“Nadie puede llamar a la policía [en su comunidad], ni siquiera para trasladar a un paciente de emergencia. Si llamas al 911 y llega una patrulla por alguna razón, entonces los pandilleros se quejarán y esa ofensa podría incluso costarle la vida ”, dice Blanca. “En caso de emergencia, hay que llamar a la pandilla y pueden autorizar o no la llamada a la policía o una ambulancia”.

La cuarta fase de expansión militar del Plan de Control Territorial anunciado a principios de este mes se llama “Incursión”.

Pero ya ha sido criticado por analistas y expertos en seguridad en El Salvador, quienes dicen que ha militarizado la seguridad pública. Este último capítulo de la estrategia fue lanzado por el gobierno luego de un reciente repunte en los homicidios y la masacre de cuatro estudiantes ocurrida el 15 de julio.

“Las instituciones gubernamentales administran el poder de dos maneras:“ ley y fuerza ”, dijo Luis Enrique Amaya, investigador independiente sobre seguridad ciudadana.

Pero en partes de El Salvador, las pandillas operan de manera similar.

“Si alguien más establece ‘leyes’ o normas en estas áreas y usa la fuerza para hacerlas cumplir, ese otro actor se está comportando como el gobierno; está quitando poder y control. Eso es lo que pasa con las pandillas ”, dijo Amaya. 

Amaya enfatizó que los ejemplos que ha descubierto en su investigación no se pueden generalizar para todo El Salvador, pero dijo que no ha “encontrado ningún elemento que me haga pensar que el poder ha cambiado de manos, es decir, las pandillas han dejado de controlar los territorios. . “

La militarización de la seguridad pública en El Salvador existió antes de Bukele. Desde 2009, el entonces presidente Mauricio Funes comenzó a usar soldados en las calles, y para 2016, cuando El Salvador vio el nivel más alto de homicidios en las últimas dos décadas , tanques, Humvees y vehículos blindados circulaban por las calles de San Salvador.

Pero un residente local de Soyapango dijo que “hay fronteras” creadas y reforzadas por las bandas rivales. En su vecindario, hay un mercado cercano en el territorio de la otra pandilla. Ella dice que solo las mujeres adultas mayores pueden cruzar la frontera de la pandilla para ir de compras, pero “si mi hermano va a comprar incluso algunas verduras allí, es seguro que no regresará”.

Aunque empezó a ver un cambio en su barrio cuando Bukele empezó a lanzar diferentes fases del plan de control territorial, no duró.

“Fue un poco traumatizante ver un tanque enorme en el barrio y las calles llenas de soldados. Pero al menos hubo un cambio ”, dijo. “Los policías instalaron un puesto de policía improvisado. Luego hubo un par de jóvenes que se atrevieron a ir de compras al centro comercial. Y no pasó nada. Pero después de semanas, volvió el control de la pandilla “.

Categorías:Últimas Noticias