Últimas Noticias

Diversidad: marcha por la resistencia


Imagen

Las capital se llena de color, pero de protesta. La población LGBTIQA+ está descontenta por el retroceso que impuso la Asamblea Legislativa, al archivar dos iniciativas que buscan igualdad.

Este sábado 26 de junio se conmemora la marcha del orgullo para la población LGBTIQA+. Todos los años salen a las calles para recordar la lucha por la igualdad de derechos, que históricamente les han sido vulnerados, y por el reconocimiento de sus identidades.

Pero este año la marcha ocurre en un contexto de retrocesos para sus exigencias, afirman activistas de la población LGBTIQA+. Los colores de la bandera de la diversidad serán un símbolo de resistencia, porque la Asamblea Legislativa mandó a archivar dos iniciativas de ley que buscaban el reconocimiento de las personas trans por su identidad de género e incluían acciones para garantizar la igualdad y eliminar la discriminación.

Imagen

En mayo, la Comisión de la Mujer y la Igualdad de Género de la Asamblea, dominada por el partido de Nayib Bukele, Nuevas Ideas, archivó 30 iniciativas. Entre ellas estaban la Ley de Identidad de Género y la Ley por la Igualdad y la no Discriminación (LEID).

La comisión argumentó que los proyectos eran “obsoletos” y “no acordes con la realidad”, a pesar de ser fruto del trabajo conjunto de diferentes organizaciones defensoras de los derechos de la población LGBTIQA+. A pesar, también, de que Nuevas Ideas fue uno de los tres partidos políticos que en el pasado proceso electoral promovió candidaturas LGBTIQA+.

“Archivar la ley es violencia de Estado. Hay que mencionarlo, es violencia política”, sentencia Amalia Leiva, de la organización COMCAVIS Trans.

Imagen

“Decir que las realidades de los ciudadanos que tienen identidades diversas son obsoletas me parece una de las agravantes más importantes, porque esto habla de la ignorancia que hay desde el cuerpo legislativo, que ignoran la realidad de las personas trans en este país”, agrega.

William Hernández, director ejecutivo de la Asociación Entre Amigos, subraya que los diputados de Nuevas Ideas son quienes tomaron la decisión, porque con 64 curules tienen la mayoría absoluta de la Asamblea. También señala que es una falta de respeto para la ciudadanía, porque estas propuestas fueron creadas desde la sociedad civil organizada, ante la falta de iniciativa que han tenido las instituciones estatales.

“Estamos pidiendo tener el mismo derecho de alcanzar nuestro desarrollo integral como cualquier otra persona. No existen derechos LGBTIQA+, lo que pedimos es el equiparamiento de los derechos del presidente de la República, de monseñor, de la señora que vende fruta o el que vende sorbete”, asevera Hernández.

“Oficialmente las calles se llenan de colores, pero las calles también se llenan de denuncia y demanda, descontento”, afirma Amalia Leiva, de COMCAVIS Trans. Al desechar la iniciativa de ley propuesta por la Mesa Permanente por la Identidad de Género, el 22 de marzo de 2018, el Legislativo muestra su falta de conocimiento respecto a las poblaciones.

La ley se rige por el artículo 36, inciso 3 de la Constitución de la República que expresa que “toda persona tiene derecho a tener un nombre que la identifique”. Su objetivo es garantizar el derecho al nombre para las personas trans.

Joshua Navas, de la Asociación HT El Salvador, explica que no esperaban una medida tan drástica sobre el anteproyecto y considera que el desconocimiento propicia que se perpetúen las vulneraciones a los derechos de las personas. Por eso, la Mesa Permanente por la Identidad de Género ha invitado a funcionarios a participar en eventos con el fin de que conozcan la iniciativa, pero no han asistido, lamenta.

William Hernández, de la Asociación Entre Amigos, afirma que “la regla de este Gobierno es no reconocer los procesos e invisibilizar”, pero advierte que las poblaciones LGBTIQA+ seguirán exigiendo que sus derechos se respeten y por eso, hoy, “marchamos bajo la consigna de resistencia. Una resistencia activa, propositiva, constructiva”, dice, aunque “el Gobierno de El Salvador no ha mostrado estos elementos fundamentales de convivencia social”.